miércoles, febrero 28, 2024

Un centro de pensamiento y reflexión de la

InicioPublicacionesCulturaUn día en la vida de.... Duarte Fernandes

Un día en la vida de…. Duarte Fernandes

El rejoneador se consagró triunfador del torneo de rejones, Manuel Vidrié, organizado por la Fundación Toro de Lidia en el año 2022. El portugués ha compartido con el IJB los pormenores de su rutina diaria.

Soy Duarte Fernandes, portugués y rejoneador. Esto en mi familia no es ninguna novedad, porque mi tío es la figura del rejoneo Rui Fernandes.

Tengo 22 años, nací en Lisboa en 2001, y mi infancia la pasé a 15 kilómetros de allí, estudiando en el Colegio Guadalupe. Pero, casi desde que nací, mi tío Rui me puso en contacto con los caballos y con el rejoneo, y se convirtió en una pasión para mí. No recuerdo haber querido ser otra cosa.

Mi vida en la adolescencia fue estudiar, y cuando salía del colegio iba para los caballos, en ese momento no tenía que renunciar a muchas cosas, porque simplemente tenía que estudiar, estaba con mis amigos en el colegio y después iba a entrenar. Pero cuando acabé de estudiar y decidí ser rejoneador profesional, sí se tiene que sacrificar mucho, porque dedicas todo tu tiempo y vida al toreo y a los caballos.

«Los caballos yo creo que son los animales más parecidos al ser humano»

Ahora vivo en Charneca de Caparica, me gusta más que la gran ciudad, por su tranquilidad y por estar junto con los caballos. Un día normal en nuestra casa, empezamos a trabajar los caballos sobre las 9 de la mañana hasta la 13:30, almorzamos y después volvemos a trabajar los caballos a las 15:00 y después normalmente voy para casa sobre las 19:30. Pero la profesión que tenemos es de 24 horas al día, vivo en la finca, y siempre tienes que estar pendiente de los caballos y de todas las cosas, los caballos de rejoneo son como atletas, tienen que estar bien de salud y físicamente preparados para una temporada y por eso los cuidamos y trabajamos todos los días.

Los caballos yo creo que son los animales más parecidos al ser humano, hay caballos valientes y medrosos, fuertes y flacos, inteligentes y otros menos, unos más tranquilos y otros con más energía, entonces hay muchos factores, yo creo que nosotros como jinetes tenemos que intentar interpretarlos individualmente y dar a cada uno su entrenamiento, es una fase muy bonita donde te ilusionas con los caballos nuevos y sueñas con torear con ellos.

Los días de corrida trasladamos los caballos por medio de un camión, con todas las condiciones para los caballos y para la gente que trabaja con nosotros, que los acompañan en el día de las corridas. Durante el trayecto se para muchas veces, para comprobar que están bien, y para alimentarlos. El camión con los caballos sale siempre con mucha antelación, dependiendo del pueblo o ciudad donde vamos a torear.

Suelo ir al sorteo, y a ver el piso de la plaza para que este en perfecta condición para nuestros caballos, antes de irnos al hotel vamos a repasarles y miramos se están bien. Después comemos algo y nos preparamos para irnos a la plaza. Al final somos toreros ¡y también nuestros caballos!

Mis trajes de rejoneador los hago en la Sastrería Raúl Rodrigues. Los trajes cambian dependiendo del país: en Portugal se viste a la Federica, en España el traje corto, en México el traje Charro. Cada uno con sus detalles.

Me gusta estar en la plaza aproximadamente una hora antes de la corrida, para poder calentar los caballos. La verdad es que no suelo tener muchos rituales, simplemente me enfoco en la corrida y en entregarme al máximo auxiliado por mi cuadrilla. La cuadrilla de rejones es especial, porque tiene que tener conocimientos de la cuadra de caballos de su rejoneador, saber sus virtudes y sus defectos para poder auxiliarle con un buen desempeño.

«Cuando sueñas llegar a ser el mejor, se te aparecen estos rejoneadores en tus sueños»

En el rejoneo es fundamental sentirse unido, en primer lugar, a tu caballo, que ese conjunto se sienta unido al toro, y a su vez, todo ello, al público. Cuando se consigue, se produce la emoción y el triunfo.

Nosotros tenemos caballos del tercio de salida, banderillas, y de último tercio. Para una corrida solo sabemos los caballos de salida, después dependiendo del toro y de sus dificultades escogemos los caballos que se siguen. Si puede pasar que algunos caballos no salgan a la plaza, porque tengan días malos o porque nosotros decidimos no sacarlos.

Tengo muchos maestros. El caso del maestro Batista, la manera en que cargaba y pisaba terrenos en esos tiempos era impresionante; el maestro Zoio, el impacto que tenía en la plaza y su manera de clavar las banderillas; el maestro David Ribeiro  Telles y su forma de lidiar con un temple increíble, luego el maestro Domecq era impresionante la manera que transmitía en plaza, era fuera de lo normal, el maestro Vidrié, sus quiebros eran de un valor increíble… y luego por supuesto, los maestros Moura, Pablo Hermoso, Antonio Telles, Ventura, Salgueiro, Fermín Bohórquez, y, claro, mi tío Rui Fernandes. Cuando sueñas llegar a ser el mejor, se te aparecen estos rejoneadores en tus sueños.

Y un sueño real fue ganar la edición del Trofeo Manuel Vidrié de la Fundación Toro de Lidia en 2022, sentí el orgullo de unir mi nombre al de ese gran maestro y además me dio la oportunidad de torear en Las Ventas en mayo de este año.

Soy una persona ambiciosa en mi profesión, pero me gusta pensar que también soy una persona buena, agradecido por hacer lo que sueño, y agradecido por tener amigos y una familia a la que quiero mucho.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más vistos