Update cookies preferences
miércoles, julio 24, 2024

Un centro de pensamiento y reflexión de la

InicioPublicacionesCulturaLa Memoria taurina en el Instituto Cervantes de Budapest

La Memoria taurina en el Instituto Cervantes de Budapest

Autores: Antonio Amorós y Raúl Alonso. Dirección General de Patrimonio Cultural y Bellas Artes, Ministerio de Cultura y Deporte.

«La memoria taurina» es un proyecto de la Dirección General de Patrimonio Cultural y Bellas Artes del Ministerio de Cultura y Deporte de identificación, inventariado y catalogación de la colección documental de fotografía histórica de los archivos estatales, con el mundo del toro, en sus diferentes manifestaciones, como hilo conductor.

Las fotografías seleccionadas de autores como Manuel Pol, Emilio Beauchy, Alfonso, Baldomero, Píortiz, Arenas, Cuevas, Paco Cano y Enrique Cano, Ontañón, Pastor… capturan las múltiples facetas de la Tauromaquia como manifestación cultural: la fiesta, sus protagonistas, con un capítulo específico para el papel de las mujeres, la indumentaria, el público… hasta la vertiente más popular de los festejos tradicionales.

Esta iniciativa tiene vocación de difusión del conocimiento y de comunicación cultural, por lo que se ha materializado en diferentes exposiciones y publicaciones. Así, más de 130.000 personas han visitado ya la exposición «La memoria taurina» en su paso por el Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, el Archivo General de Indias de Sevilla, la Fundación Medina Sidonia de Sanlúcar de Barrameda y el Palacio de los Águila de Ciudad Rodrigo. La exposición se exhibe actualmente, hasta el 12 de enero de 2024, en el Museo Nacional de Cerámica y de las Artes Suntuarias “González Martí” de Valencia.

Una de las características del proyecto es la adaptación de los contenidos y la interacción que se establece entre las fotografías, específicamente seleccionadas para cada ocasión, y las piezas y documentos de la sede que acoge el proyecto, con las que dialogan. De este modo, cada muestra es única y original, y permite, asimismo, poner en valor los fondos propios, ocasionalmente inéditos, de las respectivas sedes.

La riqueza del enfoque cultural de «La memoria taurina» y su capacidad para dialogar con diferentes contenidos patrimoniales propiciaron la invitación del Instituto Cervantes a presentar el proyecto en su sede de Budapest, al hilo de la exhibición en la Galería Nacional de Hungría de la exposición “En lucha con la bestia. El toro en la cultura española y mediterránea” organizada por el Museo de Bellas Artes de Budapest. La muestra, comisariada por Adriana Lantos, conservadora de arte español de dicho Museo, se compone de una serie de objetos arqueológicos, esculturas, grabados, dibujos y pinturas de diferentes periodos y autores, entre las que destacan piezas de Goya, Zuloaga o Botero.

La conferencia, impartida por Antonio Amorós y Raúl Alonso, de la unidad de asuntos taurinos del Ministerio de Cultura y Deporte de España, estableció un diálogo entre las piezas que componen la mencionada exposición y una selección de las fotografías que integran «La memoria taurina».

La conferencia comenzó con un recorrido desde la antigüedad a nuestros días, analizando la corrida de toros como el espectáculo reglado que escenifica el enfrentamiento milenario entre el hombre y el toro, así como el papel del torero como héroe popular, por medio de la exhibición de diferentes fotografías de «La memoria taurina» de Belmonte, Sánchez Mejías, Manolete o Curro Romero.

El origen italiano de una escultura de bronce de Damiano Capelli (1675) de un jinete burlando la embestida de un toro y de la instantánea incluida en «La memoria taurina» del fotoperiodista Nicola Morano Pisculli documentando un festejo taurino celebrado en el Stadio di Roma el 6 de mayo de 1923 propició el análisis de las fiestas de toros en Italia, desde las luchas con toros en la antigua Roma, las célebres caccia dei tori en ciudades como Venecia o Siena hasta los festejos taurinos celebrados en el Mausoleo de Augusto en el siglo XIX. Curiosamente, uno de los protagonistas de la mencionada fotografía, Francisco López “Parejito”, intervino en 1924 en un festejo taurino celebrado en Budapest.

Otro de los apartados de la conferencia se dedicó al pintor Ignacio Zuloaga, encargado de la dirección artística del adorno de la plaza de toros de San Sebastián para una corrida de toros “a la Goyesca” celebrada en 1928, coincidiendo con el primer centenario de la muerte de Goya. «La memoria taurina» incluye una imagen de dicho festejo del fotógrafo tudelano Pascual Marín, en la que llama la atención la indumentaria de los toreros, muy diferente a la que posteriormente se ha impuesto como “traje goyesco”. En 1901, Zuloaga retrató a Carlos Albarrán “El Buñolero”, el viejo torilero de la antigua plaza de toros de Madrid. La obra, que forma parte de la exposición de Budapest, se puso en diálogo con la fotografía de la corrida goyesca de 1928 y con una serie de instantáneas de Jean Laurent en las que se puede ver al “Buñolero” en el ruedo del coso madrileño.

La conferencia concluyó con el análisis de la obra “Una buena vara” (1897) del artista francés Alexandre Lunois, que permitió evidenciar el papel que jugó la fotografía, en el último tercio del siglo XIX, en la producción de obras pictóricas de temática taurina. El cuadro se puso en relación con diversas fotografías de Jean Laurent y con algunas de las piezas más destacadas de «La memoria taurina», como los retratos de Emilio Torres “Bombita” o José Moreno “Lagartijillo chico”.

«La memoria taurina» es un proyecto que se desarrolla en el marco de la competencia de la Administración General del Estado de garantizar la conservación y promoción de la Tauromaquia como patrimonio cultural de todos los españoles, y, en concreto, de potenciar medidas de identificación, documentación, investigación, valoración y transmisión de este patrimonio (art. 5 de la Ley 18/2013).

Más vistos