sábado, octubre 16, 2021

LIBRO: ¿CÓMO DEFENDER LA TAUROMAQUIA?

Inicio Publicaciones Antropologia Corridas de toros en Hungría

Corridas de toros en Hungría

Finales del siglo XIX y principios del XX fueron la época dorada de las corridas de toros. La corrida floreció durante ese período no solo en España, sino que se expandió internacionalmente en áreas más allá de su hogar tradicional en el sur de Francia, América Latina y la Península Ibérica. Por ejemplo, se llevaron a cabo corridas de toros en Londres en 1870, París en 1889 y 1900, y St. Louis en 1904. Tuvieron lugar en salones agrícolas, ferias mundiales y espectáculos del Lejano Oeste. Aunque se encontraron con la oposición de las autoridades que los cerraron en ocasiones, junto con espectáculos teatrales como opereta, music hall, vodevil, cabaret, teatro de variedades y revistas musicales, así como espectáculos deportivos, competiciones atléticas, cricket, fútbol y boxeo, las corridas de toros españolas se convirtieron en parte de una cultura de entretenimiento transnacional que se extendió por todo el mundo, al tiempo que mezclaba diferentes elementos de las culturas populares nacionales.

Es notable y poco conocido que durante este período la corrida tuvo una de las trayectorias más largas en Budapest, la floreciente capital entre 1867 y 1918 de la mitad húngara de Austria-Hungría y, después de 1918, la de un estado húngaro independiente. Por ejemplo, casi una docena de corridas de toros se llevaron a cabo durante cinco semanas en 1904 en Budapest por una cuadrilla dirigida por Pouly II, un matador de Nimes. El evento se llevó a cabo en una gran plaza de toros de madera con capacidad para 15.000 personas que fue construida especialmente para ello. Todos los diarios de Budapest informaron sobre las corridas de toros y las hazañas de Pouly en la plaza de toros fueron la comidilla del día. Contando con este interés generalizado, los organizadores de las corridas habían querido convertir las corridas en un atractivo permanente y ofrecer corridas todos los veranos en Budapest. Aunque en 1904 no pudieron conseguir un permiso a largo plazo para ello, veinte años después, en 1924, otro grupo de toreros visitó la ciudad. Hicieron tres corridas en el estadio de un equipo de fútbol local que se convirtió temporalmente en una plaza de toros. Esta vez, la cuadrilla era española e incluía dos toreros, Pedro Basauri Paguaga (“Pedrucho”) y Francisco López Pareja (“Parejito”). Pedrucho, nacido en Eibar en 1893 y aprendiz de torero en Barcelona, había aparecido en varias películas tauromáquicas realizadas a principios de la década de 1920 en España, mientras que Parejito, nacido en Lucena, en la provincia de Córdoba en 1899, tras una breve carrera en España, adquirió fama internacional en las corridas de toros que se celebraron en 1923 en Roma y otras ciudades italianas.

Destacan las diferentes circunstancias en las que se organizaron estas corridas en Hungría en dos décadas de diferencia. En 1904, las corridas de toros formaban parte de otras actividades, como ferias industriales, parques de atracciones, fuegos artificiales nocturnos sobre el río Danubio y desfiles de automóviles decorados con flores, que los impulsores urbanos y las asociaciones turísticas habían organizado para convertir a Budapest en un importante destino turístico. Por el contrario, la corrida de 1924 estaba relacionada con los problemas económicos de Ferencváros, un club de fútbol de Budapest que quería recaudar fondos para la reconstrucción de su estadio, organizando en él corridas de toros y combates de boxeo. Sin embargo, debido a un conflicto entre el gobierno conservador húngaro (que otorgó a los inversores españoles e italianos el derecho a organizar las corridas de toros) y el municipio de derechas de Budapest (que con motivaciones en contra del gobierno, se volvió contra ellos), la corrida se trasladó a otro estadio y tuvo lugar en octubre de 1924 bajo el patrocinio de Újpest, un club de fútbol de una ciudad periurbana a las afueras de la jurisdicción administrativa del municipio de Budapest.

También es de destacar que en ambas ocasiones, los gobiernos húngaros de la época habían prohibido la muerte de los toros, permitiendo que la corrida solo siguiera las reglas portuguesas. A pesar de ello, lo que despertó el interés de las decenas de miles de espectadores que acudieron tanto en 1904 como en 1924 para ver estas corridas de toros fue la expectativa de que tanto Pouly como Pedrucho acabarían matando los toros. Durante la última corrida celebrada un domingo a mediados de julio de 1904 en Budapest, los improvisados aficionados húngaros animaron a Pouly a transgredir la prohibición. Animado, tomó su espada y se enfrentó al toro, pero finalmente un oficial de policía se apresuró a entrar en la arena y lo obligó a entregárselo en medio de los fuertes abucheos del público. Las corridas de toros de 1924 fueron diferentes, porque nunca se hizo tal intento de matar al toro. En cambio, la corrida procedió como un espectáculo que demostraba las habilidades de los toreros en el manejo de los toros que embestían. Lo que inicialmente confundió a los espectadores fue que estas corridas incluyeron elementos como el salto de la garrocha, con los que no estaban familiarizados, lo que asociaron con espectáculos circenses o de teatro de variedades más que lo que esperaban ver en una corrida de toros. Sin embargo, en la tercera corrida siguieron acaloradamente el espectáculo y vitorearon tanto a Pedrucho como a Parejito por sus hazañas en la arena.

Un legado importante de estas corridas de toros fue que familiarizaron a decenas de miles de espectadores húngaros con un espectáculo cruento del que habían sabido muy poco antes. También mediaron imágenes de España en el exterior a través de una cultura popular global que conectaba diferentes ciudades, países y regiones entre sí. Aunque los discursos de civilización versus barbarie y defensa de los derechos de los animales, que surgieron en ese momento con respecto a las corridas de toros en España y en otros lugares, fueron adoptados en Hungría también para cuestionar la legitimidad de las corridas de toros, fueron los nacionalistas húngaros en los 1900s y los extremos de izquierda y derecha en la década de 1920 quienes se convirtieron en sus oponentes más ruidosos. Los nacionalistas y los de extrema derecha veían las corridas de toros como un entretenimiento cosmopolita y comercial que ponía en peligro la preservación de las tradiciones nacionales y su capacidad para moldear la cultura urbana húngara de acuerdo con su propia visión, mientras que los opositores de izquierda a las corridas de toros los rechazaban porque eran en su mayoría un negocio con mentalidad empresarial que dañaba la economía húngara al desviar dinero a los bolsillos de inversores extranjeros. Por el contrario, quienes abrazaron y promovieron la corrida en ambas ocasiones fueron promotores urbanos, asociaciones turísticas, círculos empresariales, inversores y agentes deportivos, que vieron las corridas de toros como algo que podría elevar el perfil internacional de Budapest o mejorar su propio flujo de ingresos.

Aunque a pesar de los intentos de trasplantarlos a Hungría en 1904 y 1924, las corridas de toros no se convirtieron en un atractivo a largo plazo en Budapest, sí sirven como un buen ejemplo del alcance global que adquirieron a principios del siglo XX.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más vistos