Update cookies preferences
lunes, mayo 20, 2024

Un centro de pensamiento y reflexión de la

InicioPublicacionesCulturaCrónica de la recuperación de las vaquillas en las fiestas de carnavales...

Crónica de la recuperación de las vaquillas en las fiestas de carnavales de Godall (Tarragona)

Los celebraciones con toros en Cataluña perviven gracias al trabajo de los aficionados

Los festejos populares con toros en nuestro país son una de las expresiones culturales más importantes de cuantas existen. La mayoría de las comunidades autónomas tienen en su programación festiva la presencia de la fiesta de los toros, celebraciones todas ellas muy arraigadas en la sociedad de estos territorios y que representan un importante impacto tanto económico como social para las poblaciones donde se realizan.

Cataluña es, sin duda, la comunidad autónoma que mayor dificultad tiene para defender la tradición de las fiestas de los toros. Sobre todo, desde que en el año 2012 entró en vigor la prohibición de las corridas de toros, la tauromaquia fue golpeada con fuerza, a excepción de los festejos populares con toros, los conocidos “correbous”, que se salvaron de la prohibición y afortunadamente a día de hoy siguen realizándose principalmente en las Tierras del Ebro, donde se celebran con una fuerza y vitalidad extraordinarias y persisten con mucha importancia.

También en Cardona (Barcelona), donde se festeja el “correbou” más antiguo de Cataluña, cuyas referencias históricas se remontan al año 1674, y Vidreres (Gerona), donde precisamente hace un año, después de una consulta popular, el a seguir haciendo toros se impuso a los que pedían el fin de esta fiesta. Una victoria muy importante, más aún porque se produjo en la zona de Cataluña donde mayor presión anti taurina hay.

Carnavales de Godall en 1990.

No resulta nada fácil defender la fiesta de los toros en Cataluña, como ya hemos dicho; todo lo que se consigue se hace peleando, trabajando, difundiendo y explicando la fiesta en cada rincón del territorio catalán y por ello cada triunfo sabe a gloria.

Un claro ejemplo de ello lo encontramos en la recuperación de un festejo taurino en una de las poblaciones más pequeñas de las Tierras del Ebro, el municipio de Godall, situado en la comarca del Montsià y que tiene aproximadamente 600 habitantes. Este pueblo, con el buen trabajo del ayuntamiento, gobernado en la actualidad por ERC con mayoría absoluta y con el apoyo unánime de los concejales en la oposición del PSC, junto con la colaboración de la comisión de toros, la peña taurina del municipio, y de entidades locales y aficionados, registraron a finales del año 2022 en la Delegación del Gobierno de la Generalitat en las Tierras del Ebro un expediente para pedir la recuperación de los toros en las fiestas de los carnavales.

Los carnavales son unas fiestas con mucho arraigo en esta población, ya que se celebran desde hace 135 años, siendo una de las celebraciones declaradas dentro del patrimonio festivo de Cataluña y de especial interés comarcal debido a sus singularidades y diferencias con respecto a los carnavales convencionales que se celebran en otras localidades.

«Casi 25 años después, Godall volvió a ver programadas en sus fiestas de carnaval actos taurinos»

No siempre se habían celebrado fiestas con toros en esta población, fue a principios de los años 1990 cuando se introdujeron los festejos taurinos en los carnavales de Godall y se mantuvieron presentes de forma ininterrumpida hasta finales de la década de los noventa. Después, se dejaron de organizar sin más motivos que los propios de poblaciones pequeñas marcados por la despoblación como principal argumento, hasta que este año 2023 se recuperaron gracias al interés del ayuntamiento y a la buena afición que hay en estas zonas rurales.

Carnavales de Godall en 1990.

Cuando se empezaron a celebrar estas fiestas se organizaba una única tarde de becerras los lunes de carnavales. A eso de las 16 horas se daban suelta a unas vaquillas en una plaza habilitada la misma tarde por los alrededores de la cooperativa del pueblo. Con solo cinco remolques y unas tablas de madera eran suficientes para poder celebrar el festejo. Así de fácil y sencillo resultaba por aquel entonces hacer una fiesta popular.

Casi 25 años después, Godall volvió a ver programadas en sus fiestas de carnaval actos taurinos. En esta ocasión se organizaron dos jornadas, la primera, el sábado por la mañana, donde se corrió un toro con cuerda por las calles estrechas de la población; y como era tradición se recuperó la becerrada de los lunes de carnavales. Y justo se hizo en el mismo lugar donde se realizaban en aquellos años.

El resultado final de esta recuperación fue ver la gran participación y presencia de aficionados venidos de todas las poblaciones del territorio, demostrando el gran momento que vive la fiesta de los toros en estas tierras del sur de Cataluña, al límite ya con la vecina Comunidad Valenciana, con la que tantas cosas nos unen; entre ellas, los toros.

«La celebración de festejos taurinos en las Tierras del Ebro deja cerca de cinco millones de euros cada temporada»

Pero, sin duda, lo que más emoción me produce es poder ser protagonista en primera persona de esta recuperación y poderla brindar a todas aquellas personas que, por desgracia, ya no están entre nosotros pero que tanto trabajaron en aquellos años lejanos por defender a capa y espada este tipo de festejos. Les debemos un reconocimiento público, porque gracias a estas personas que supieron hacer bien su trabajo aún hoy podemos disfrutar de esta fiesta. Y es ahora cuando nosotros tenemos la obligación y compromiso de defenderla y traspasarla de la mejor manera posible a las futuras generaciones.

Con la recuperación de este festejo taurino en Godall, la temporada en Cataluña este año 2023 empezó oficialmente en febrero y terminará en diciembre.

Ha sido un camino largo y duro, un trabajo hecho con empeño y tesón por parte de una entidad que se ha convertido con el tiempo como la referente en la defensa de los toros en Cataluña, me refiero a la Agrupación de Peñas y Comisiones Taurinas de las Tierras del Ebro, que ha conseguido en sus más de 14 años de vida ayudar a la recuperación de numerosos festejos que se habían dejado de realizar.

Es justo también hacer un reconocimiento a todos los ayuntamientos que han entendido que las fiestas de los toros son importantes para sus pueblos y ciudades, ya que el impacto económico que producen las fiestas con toros en este pequeño territorio es muy importante.

Según un reciente estudio realizado por la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona, se concluyó que la celebración de las fiestas taurinas en las Tierras del Ebro deja cerca de cinco millones de euros cada temporada. ¿No creen que vale la pena seguir defendiendo este tipo de expresiones culturales y festivas? Nosotros lo tenemos claro, y apostamos por seguir luchando por ellas hasta las últimas consecuencias.


Santiago Albiol es presidente de la Agrupación de Peñas y Comisiones Taurinas de las Tierras del Ebro.

Más vistos