jueves, junio 30, 2022

Un centro de pensamiento y reflexión de la

Inicio Publicaciones Cultura Simplemente censura

Simplemente censura

“LA CENSURA ES LA MENOR DE DOS HERMANAS DESPRECIABLES: LA OTRA SE LLAMA INQUISICIÓN.” JOHANN NESTROY (Cantante de ópera, actor y dramaturgo austriaco. 1801-1862)

Es interesante observar todos los recursos utilizados por la táctica de la censura en relación con lo taurino. Mi primer instinto literario me ha llevado a referenciarla dentro de la experiencia histórica de los regímenes totalitarios (estalinismo, comunismo, fascismo, nazismo etc.), todos ellos expertos en la modificación de todo pensamiento o acción que no corresponda a sus planteamientos de creación de un hombre nuevo.  Sin embargo, se me ocurrió que lo que se produce con la tauromaquia no requiere tanta verbosidad literaria.  Es mucho más simple y, sin dudas, mis experiencias recientes en la publicación de una novela taurina y mis relaciones con otros escritores lo demuestran.

Inicialmente, nuestra pretensión era aplicar el concepto de Marketing Social extensivamente a la comercialización de nuestra novela. Es decir, aplicar como plataforma de promoción de la obra una ayuda a las organizaciones que trabajan en favor de la inclusión social de los más necesitados. Pero cuál fue mi sorpresa al descubrir que dicha pretensión de ayudar a las múltiples ONG, tan preocupadas con nuestras emergencias sociales, no es propósito fácil en el ambiente antitaurino estimulado por una minoría prohibicionista. A continuación, unos ejemplos de esta repugnancia por este tipo de ayuda:

“El responsable de marketing nos dice que la colaboración con una entidad taurina es muy conflictiva. Lo sentimos”. Réplica de una organización cuyas subvenciones procedentes de los impuestos de todos los españoles representan aproximadamente el 95% de su presupuesto.

“Al ser tema taurino, no podemos aceptar esta colaboración.  No es tema personal, sino que las ONG nos miran con lupa por lo del maltrato animal.” Réplica de una Fundación.

“El libro que pides esta fuera de stock. Es difícil reponerlo.”  Réplica a la petición de compra de un libro sobre el mundo fascinante del toreo, obviamente disponible.

Curiosamente, los que sufren por los crímenes de guerra de Vladimir Putin o se preocupan por la inclusión social, sacrifican sus prioridades por la presión de la corrección política. Acepto plenamente que el dinero no es siempre un ejemplo de la pulcritud moral. Sin embargo, el toreo es un arte y forma parte del Patrimonio Inmaterial de España y de otros siete países; formando parte lícita de su cultura. No estamos hablando de los cárteles de la droga, de las mafias ni de una entidad ilegítima, sino de “un valor cultural histórico”.

 Isabel Díaz Ayuso, Presidenta de la Comunidad de Madrid, pronunció las siguientes palabras el día 15 de Marzo del año actual: “No conozco un territorio donde una vez atacada la tauromaquia haya mejorado la vida de nadie, o sus ciudadanos sean más libres”.

Sin duda se podría profundizar mucho más en los métodos oportunistas de la censura: engaño, fraude intelectual o material, intimidación, mentira, infiltración, utilización del temor, propaganda y toda metodología empleada para moldear y alterar la voluntad de múltiples instituciones y vigilar a los ciudadanos en todas las facetas de la vida con el propósito de destruir los oponentes. En este caso, la tauromaquia que, según José Ortega y Gasset,”…es la metáfora perfecta de la existencia humana. En la Corrida están los signos esenciales de nuestra vida”.

Quizás sea el momento de reconocer que la censura supone una nefasta amenaza a la libertad. Sin embargo, hay que ser consciente de que los que “…… niegan la libertad a otros no la merecen ni para sí mismos”. (Abraham Lincoln, Liberador de la esclavitud en Estados Unidos)

Nunca se sabe, tarde o temprano, el momento en el cual un fanático de la censura puede alcanzar el poder. No será la vez primera.


William Masterson Jr. es ex consultor internacional.

                            

Artículo anteriorFernando Gomá
Artículo siguienteLa observación de los ritos

2 Comentarios

  1. Excelente artículo de William Masterson Jr.,un enamorado activista de la tauromaquia y de España, en línea con su compatriota Heminngway

  2. Es triste y, desde luego, preocupante que una de las organizaciones a la cual propusimos ayudar y que rechazaron nuestra oferta caritativa por proceder del toreo, esta demostrando que necesitaban los fondos potenciales ofrecidos. Un ejemplo de cobardía social que prioriza la organización sobre los necesitados. William Masterson

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más vistos