Update cookies preferences
miércoles, julio 24, 2024

Un centro de pensamiento y reflexión de la

InicioPublicacionesCulturaGarcía Lorca, toreando las estrellas

García Lorca, toreando las estrellas

El poeta andaluz sentía la fiesta como un espectáculo culto, lírico y vivo

Hace algunos años se pusieron en contacto conmigo desde Radio Televisión Española porque querían hacer un documental sobre la relación de García Lorca con el mundo del toro. Les contesté que la relación de García y el toro era Ignacio Sánchez Mejías. Así lo entendieron y montaron el documental «García Lorca, toreando las estrellas», que pueden disfrutar en las plataformas de RTVA a la carta.

El documental se montó sobre un tentadero y alguna escena de campo pero, sobre todo, de entrevistas que versaban más sobre Ignacio y sobre el toreo que sobre García Lorca, y todos leíamos una parte del Llanto por la muerte de Ignacio Sánchez Mejías de Federico.

Por lo que hemos leído, a García Lorca le fascinaban los toros como espectáculo, el colorido, la música, la puesta en escena y el público. Sus actores les parecían héroes que se enfrentaban a la muerte a cara descubierta y sin apenas ayuda. Pero tenemos que reconocer que Federico, a pesar de su estrecha relación con Ignacio, nunca llegó a aficionarse a la fiesta como lo hicieron otros poetas de la Generación del 27, como Bergamín o Alberti, a quien Sánchez Mejías obligó a hacer el paseíllo como su subalterno en la Plaza de toros de Pontevedra.

Sin embargo, el interés de García Lorca por el toro fue tal que siendo profesor de la Universidad de Columbia en Nueva York en 1929, llevó a Ignacio a dar una conferencia sobre tauromaquia a sus alumnos americanos. Se pueden imaginar, en 1929, con los medios de comunicación de entonces, qué podría saber un universitario americano sobre tauromaquia. Si están interesados en la conferencia, hay varios libros sobre ella, uno editado por la Universidad de Sevilla. Cuentan que Ignacio accedió a darla en agradecimiento por el libreto que García Lorca estaba haciendo para el espectáculo «Las calles de Cádiz» que el torero montaba para «La Argentinita».

De la pasión, que no afición, de García Lorca por el mundo del toro ha quedado constancia en muchos de sus escritos, pero destaco dos frases que los aficionados ponemos de ejemplo de la hermandad entre la Cultura y el Toro: «El toreo es, probablemente, la riqueza poética y vital mayor de España«. «Creo que la fiesta de los toros es la más culta que hay hoy en el mundo»


Ignacio Sánchez-Mejías Herrero es economista y sobrino nieto de Ignacio Sánchez Mejías.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Más vistos